Yo me quedo en casa

Imagen: mail-attachment.googleusercontent.com

Controversia: Un parto por Twitter y otras cirugías que se difunden en vivo por las redes sociales ¿Beneficioso o perjudicial?

Publicado: 2013-05-02

Un niño nace y pocos segundos después las redes sociales se inundan de frases de buenos deseos luego de haber espectado tan increible evento. Un paciente se siente acompañado, no solo por la presencia de su optómetra, sino porque su operación al ojo será transmitida como un capítulo televisivo a miles de personas en vivo. En esta era de comunicación a través de medios tecnológicos sociales, las cirugías twiteadas o transmitidas en vivo se hacen cada vez más comunes. Desde las primeras intervenciones a niños transmitidas en tiempo real desde el 2005 por el Hospital de Niños de Boston (operaciones complejas como la corrección de defectos en el corazón de un niño de 8 meses o la extracción de un tumor cerebral a un niño de 13 años) hasta la implantación de lentes de contacto a un paciente en el Hoopes Visison en Salt Lake City vista vía streaming el día de ayer. ¿Hasta qué punto es una invasión de la privacidad, una distracción para los médicos o una oportunidad para hacer docencia?

Advertencia: Si Ud. es sensible a ver una operación o ver sangre en una cesárea, mejor no vea el siguiente video del nacimiento del niño twiteado.

http://youtu.be/3XdOQ6rnsXs

Los médicos que las realizan resaltan sus beneficios educativos y los hospitales las toman favorablemente por la publicidad que conllevan. Si bien visualizar intervenciones quirúrgicas parece un beneficio gracias a la tecnológia actual, en realidad es una costumbre que lleva ya largo tiempo. Según se ha registrado desde la antigua Grecia y a lo largo de la historia de Europa no eran con consideradas un asunto privado; las operaciones eran realizadas en presencia de familiares, vecinos e interesados que rodeaban al paciente, aunque hay que aclarar también que se trataba de intervenciones menores.

Con el descubrimiento de los anestésicos a mediados del siglo XIX, se fueron desarrollando operaciones y técnicas cada vez más complejas, que sin embargo, fueron restringiendo el acceso y presencia a solo especialistas en el trabajo operatorio; esto se reforzó con el descubrimiento de que los gérmenes del ambiente causan infecciones en heridas y partes del cuerpo expuestas, lo que fue definiendo la idea de sala de operaciones como un espacio aislado.

Esta especie de muro profesional fue atravesándose cada vez más por los medios de comunicación. La primera noticia que se tiene de ello es de 1958, cuando el programa "Tu vida en sus manos", transmitido por la BBC, presentaba los últimos tratamientos médicos donde se incluía intervenciones quirúrgicas; luego este formato se fue replicando en otros canales y países, con variaciones de estilo, grabaciones caseras, narraciones dramáticas, realitys, etc. Hoy en día, no solo en la televisión, sino aun más en internet se pueden encontar programas, grabaciones y transmisiones en vivo que nos permiten ingresar a cualquier sala de operaciones y los hospitales promueven esta práctica. Esto quizá se remonta al 2005, cuando el Hospital de Niños de Boston fue el primer hospital pediátrico en transmitir en vivo una cirujía en vivo.

Imagen: mail-attachment.googleusercontent.com

Un paso más es el hecho de que las emisiones quirúrgicas en línea sean ahora también interactivas. En el 2009, en el Hospital Henry Ford de Detroit, se realizó la primera cirujía twiteada en vivo, donde se extirpó un tumor a través de herramientas robóticas. Ahora, a través de Google+ o Instagram se organizan cirugías en vivo.

Los medicos que participan de estos webcast en vivo lo hacen porque sienten que así están realizando una labor educativa. La obstetra y ginecóloga Ana González del Memorial Hermann, quien participó de una cesárea twiteada en vivo dijo que "el objetivo era dar a conocer realmente una cirugía muy común para las mujeres y desmitificarla, mostrando el proceso paso a paso de lo que realmente sucede en una cesárea". Asimismo, Gonzalez afirma que es otra manera de acceder a esta información pues lo que transmite la televisión a menudo es bastante editado.

Para el cirujano oftálmico Robert Rivera, de la Hoopes Vision en Salt Lake City, las transmisiones en vivo a través de internet permiten a los pacientes de todo el mundo observar por sí mismos un procedimiento en tiempo real tal como sucede, hacer preguntas, resolver inquietudes o preocupaciones sobre el tipo de intervención a la que se van a someter.

Imagen: mail-attachment.googleusercontent.com

Reparos hacia las transmisiones

Para muchos, el saber que se está siendo observado genera un tipo de presión mayor a la que provoca el acto mismo de estar operando. Esto iría en contra del paciente cuya intervención está siendo transmitida. Sin embargo, médicos como la doctora Gonzalez afirman que en toda operación hay presión, y que no toda operación es altamente compleja, pues hay procedimientos -como la implantación de lentes de contacto o la cesárea- que son comunes y rutinarios. "Al igual que con cualquier tipo de cirugía, una vez que te adentras en ella, uno solo está centrado en la cirugía", expresó Gonzalez.

Si algo saliera mal, hay planes de contingencia estipulados previamente, como cortar la transmisión pero seguir enviando información en tiempo real sobre la situación del paciente. No obstante, para los miembros de la Society of Thoracic Surgeons hay todavía muchos reparos acerca de la prioridad en el procedimiento o la transmisión. Según todos los estándares éticos, debe ponerse en primer lugar al paciente. Por eso, los miembros condenan fuertemente la transmisión vía Twitter.

Varios pacientes también cuestionan esta práctica. Para la periodista y médico Elaine Schattner, quien ha sido intervenida muchas veces, se emplean mal los recursos que pone a disposición el hospital para el paciente, pues es absurdo que se asigne específicamente a alguien a cargo del Twitter, una tarea que está fuera de las tareas de cuidado, en la sala de operaciones; y el costo innecesario de esto es asumido por el hospital. Asimismo, para Schattner el tema de las distracciones para el médico o su equipo es un asunto latente porque la transmisión en vivo tiene propósitos relacionados con las relaciones públicas o el marketing. Además, si es por fines educativos, no hay mayor diferencia en ver una cirugía en vivo que verla ya grabada desde You Tube u otro medio.

A pesar de estas críticas, parece que la tendecia a transmitir las intervenciones quirúrgicas por internet va en aumento sobre todo por la demanda de las personas a acceder a ese espacio antes negado.

Información de Live Science. Versión, traducción y edición de Sophimanía.

Artículo original y completo aquí.


Escrito por

Sophimania.pe

Del griego Sophia: Sabiduría. Sophimanía es esa 'manía'. esa 'enfermedad' tan humana por saber, descubrir, entender, construir, explorar.


Publicado en

Sophimanía

Del griego Sophia: Sabiduría. Sophimanía es esa 'manía'. esa 'enfermedad' tan humana por saber, descubrir, entender, construir, explorar.